Timber by EMSIEN-3 LTD
Liderazgo y Branding Personal

Tensión nerviosa

En 2013 la revista Biology Letters publicó datos acerca de que las mujeres con un nivel alto de la hormona del estrés cortisol son menos atractivas para los hombres.

Falta de sinceridad

Según las investigaciones, las mentiras son una de las cosas más repugnantes del ser humano. Incluso la mentira más pequeña puede lograr que la gente evite tu compañia.

Falta de sueño

En 2010 los científicos de Suecia demostraron que cuanto menos duerme una persona, más la evitan los demás.

Malas intenciones

En 2014 en una investigación china a los voluntarios se les ofreció evaluar las fotos de personas con expresiones faciales neutrales pero con distintas descripciones emocionales. Se determinó que las personas con características negativas le gustan menos a la gente.

Postura cerrada

Científicos de cuatro universidades estadounidenses llegaron a la conclusión de que los brazos cruzados, hombros encogidos y otras señales de una postura cerrada apartan a los demás.

Pereza

Especialistas de las universidades de Wisconsin y Nueva York comprobaron que una persona perezosa no provoca interés en los demás.

Cara demasiado feliz

En la Universidad de Columbia Británica en 2011 descubrieron que a las mujeres no les gustan los hombres con rostros demasiado felices.

Aspecto demasiado engreído

En la misma investigación, los científicos también descubrieron que a los hombres no les parecen atractivas las mujeres demasiado engreídas.

Aroma corporal similar

En la Universidad de Nuevo México llegaron a la conclusión de que las personas con un aroma corporal similar no se atraen entre sí porque subconscientemente se creen familiares.

Falta de sentido del humor

Psicólogos de la Universidad de Ulster afirman que independientemente del sexo, las personas que no tienen sentido del humor no son muy atractivas.


Tomado de genial.guru

Portrait of a man hiding his face behind a question mark

1) No definir tu identidad

Si no consigues definir tu identidad acabarás por generar confusión en torno a tu marca. Es importante que encuentres un elemento diferenciador. Para ello debes analizarte y descubrir quién eres, en qué destacas o para qué vales. ¡Sé tu mismo!

2) Objetivos no definidos

Si no tienes claros tus objetivos será difícil que te encuentren o que te conozcan. Es importante que te pongas una meta, que tengas claro cuáles son tus objetivos:

  • Por qué quieres ser conocido;
  • Qué quieres conseguir;
  • Cómo alcanzar tus objetivos, etc.

3) No seguir una estrategia

Es un error común saltar pasos en la creación de marca personal para conseguir antes nuestros objetivos. Es normal empezar a crear un blog o abrir perfiles en las redes sociales para darnos a conocer, sin realmente saber ni qué queremos hacer.

Principio del formulario

Es muy importante que definas tu estrategia antes de crear tu blog o empezar a registrarte en las diferentes redes. Descubre dónde realmente quieres estar y cómo quieres hacerlo.1

Final del formulario

4) Usar diferentes nombres de usuario

Por veces se suele ver que una misma persona usa diferentes nombres de usuario en sus redes sociales, lo que no es nada aconsejable, ya que lleva a que sea difícil encontrarle en las diferentes plataformas.

Hay que facilitar quién te busca en Internet por eso es importante que uses el mismo nombre de usuario,sobretodo en las redes sociales donde vas a trabajar tu marca personal. También deberías usar la misma foto de perfil, pues será más fácil reconocerte.

5) No diferenciarte

Tienes dos carreras universitarias, hablas 2 idiomas, tienes algunos años de experiencia en tu sector y eres buen profesional, pero ¿qué aportas realmente que otros no aportan? Es necesario que consigas diferenciarte de los demás ofreciendo algo más especifico (un valor añadido).

Tienes que conseguir dejar huella, para ser elegible y así conseguir que los demás te consideren alguien a tener en cuenta. ¡Debes encontrar la manera de sobresalir!

6) No cuidar tu imagen en Internet

¿Te has buscado alguna vez en Google? Tu Marca Personal online es lo que dice el buscador sobre ti, por eso presta atención y ten controlada tu presencia en Internet. Hoy en día cualquier empresa o persona que busca conocerte lo primero que hace es buscarte en la Red para saber todo sobre ti.

Algunos consejos básicos que debes tener en cuenta para cuidar tu imagen son:

7) Copiar la marca personal de otra persona

Ser uno mismo es fundamental para lograr nuestros objetivos. Por eso no caigas en el error de copiar el modelo de éxito de otra marca, pues seguir la estrategia de otros sólo te hará ser uno más. Por ejemplo, si una empresa está buscando alguien distinto, original y con sus propios valores no te encontrará.

No olvides, sé tú mismo1, pues si quieres que te conozcan por cómo eres y no porque eres la copia de otra persona. La autenticidad es un plus.

8) Ser incoherente

Una marca personal con ideas poco claras, principios por definir y objetivos indefinidos es más difícil que genere confianza y que consiga encontrar su rumbo. Es un error intentar mostrar diferentes aspectos de uno mismo en función de la red social en la que nos movemos.

Hay que conseguir ser natural, coherente y equilibrado, sólo así conseguirás construir una buena marca personal.

9) Ser inconsistente

Lo peor que puedes hacer, es que después de conseguir posicionar tu marca donde quieres y que otros profesionales hablen de ti, dejes de trabajarla o la tienes medio abandonada. Si cometes este error, ¡terminarás por perder todo lo que has logrado con tanto esfuerzo!

Por ejemplo, si dejas tu blog o alguno de tus perfiles desactualizados, o dejas de contactar con otros profesionales con los que hablabas anteriormente, lo normal es que empiecen a olvidarse de ti.

Para que no pase eso debes intentar ser consistente y trabajar cada uno de los medios que hayas usado de manera regular. Es preferible estar en dos o tres sitios con una presencia regular y efectiva, que en muchos y sin control.

10) Estrategia de contenidos irrelevante

Dé que te sirve compartir diferentes tipos de contenidos, si a tu comunidad no les interesa. Debes estudiar muy bien el tipo de contenidos que quieres compartir.  Averigua qué tipo de contenidos interesan a tu audiencia, y no olvides qué, el contenido que compartes dice mucho de quién eres y de quién quieres ser.

11) No reinventarse

Es un error que te quedes siempre con los mismos objetivos, que hagas siempre lo mismo, que visites siempre los mismos lugares o que no te propongas nuevas metas. Si cometes estos fallos posiblemente tu marca personal se quede obsoleta.

Busca nuevos objetivos y metas, piensa de manera diferente1, haz cosas que no hacías antes, encuentra nuevas alternativas a algo que no te funciona pues son aspectos que reforzarán tu marca.

12) No estar actualizado

Es otro de los fallos normales, pensar que cuando tenemos una marca personal fuerte ya no es importante estar al día de las novedades de tu sector.

Si te informas diariamente y compartes o comentas lo que sabes conseguirás tener un perfil bien más valorado e interesante, tanto para otros profesionales como para empresas. Por eso, cuanto más sepas del entorno en el que te mueves, más ideas y soluciones podrás aportar en tu día a día.

13) Usar canales inadecuados

Las redes sociales son tus aliadas, pero hay que conocerlas bien y saber cuáles elegir, pues es un error pensar que hay que estar en todas solo por estar. Hay que estar en aquellas que tienen sentido para tus objetivos.

LinkedIn, es la red social más profesional, por eso es aconsejable cuidar muy bien tu perfil allí. Pero no es la única, a mi también me gusta estar en Twitter y Google+. Pero creo que depende mucho del sector en qué te mueves para elegir la red social donde debes estar.

Por ejemplo, para mi es fundamental tener mi propio blog, pues allí puedo mostrar todos mis conocimientos y capacidades. Es la parte más importante de mi marca personal, pues gracias a él puedo demostrar que soy un profesional fiable y consistente, aportar contenidos de valor y gracias a él hacerme visible en Internet.

¡Pero, eres tú que tienes que decidir cual es la mejor opción para tu marca personal!

14) No realizar Networking

Puedes ser muy diferente al resto, aportar muchas ideas o tener unas cualidades excepcionales, pero si nadie las conoce no servirá de nada. Es importante estar en continúo contacto con personas y temas relacionados con tu sector, de ellos aprenderás.

Haz nuevos contactos diariamente, intenta hablar con personas que no conoces u ofrece tu colaboración para algo. No olvides que un buen contacto puede ser la puerta para una nueva oportunidad de trabajo. Lo importante es que tu nombre esté en la mente de muchas personas.

Tomado de: claudioinacio.com

 

El siguiente es un artículo de Sunny Giles, publicado en el Harvard Business Review, en el que se listan las características más importantes que debe tener un líder, según 195 grandes líderes encuestados en todo el mundo. 

“What makes an effective leader? This question is a focus of my research as an organizational scientist, executive coach, and leadership development consultant. Looking for answers, I recently completed the first round of a study of 195 leaders in 15 countries over 30 global organizations. Participants were asked to choose the 15 most important leadership competencies from a list of 74. I’ve grouped the top ones into five major themes that suggest a set of priorities for leaders and leadership development programs. While some may not surprise you, they’re all difficult to master, in part because improving them requires acting against our nature.

W160302_GILES_TOPTEN

Demonstrates strong ethics and provides a sense of safety.

This theme combines two of the three most highly rated attributes: “high ethical and moral standards” (67% selected it as one of the most important) and “communicating clear expectations” (56%).

Taken together, these attributes are all about creating a safe and trusting environment. A leader with high ethical standards conveys a commitment to fairness, instilling confidence that both they and their employees will honor the rules of the game. Similarly, when leaders clearly communicate their expectations, they avoid blindsiding people and ensure that everyone is on the same page. In a safe environment employees can relax, invoking the brain’s higher capacity for social engagement, innovation, creativity, and ambition.

Neuroscience corroborates this point. When the amygdala registers a threat to our safety, arteries harden and thicken to handle an increased blood flow to our limbs in preparation for a fight-or-flight response. In this state, we lose access to the social engagement system of the limbic brain and the executive function of the prefrontal cortex, inhibiting creativity and the drive for excellence. From a neuroscience perspective, making sure that people feel safe on a deep level should be job #1 for leaders.

But how? This competency is all about behaving in a way that is consistent with your values. If you find yourself making decisions that feel at odds with your principles or justifying actions in spite of a nagging sense of discomfort, you probably need to reconnect with your core values. I facilitate a simple exercise with my clients called “Deep Fast Forwarding” to help with this. Envision your funeral and what people say about you in a eulogy. Is it what you want to hear? This exercise will give you a clearer sense of what’s important to you, which will then help guide daily decision making.

To increase feelings of safety, work on communicating with the specific intent of making people feel safe. One way to accomplish this is to acknowledge and neutralize feared results or consequences from the outset. I call this “clearing the air.” For example, you might approach a conversation about a project gone wrong by saying, “I’m not trying to blame you. I just want to understand what happened.”

Empowers others to self-organize.

Providing clear direction while allowing employees to organize their own time and work was identified as the next most important leadership competency.

No leader can do everything themselves. Therefore, it’s critical to distribute power throughout the organization and to rely on decision making from those who are closest to the action.

Research has repeatedly shown that empowered teams are more productive and proactive, provide better customer service, and show higher levels of job satisfaction and commitment to their team and organization. And yet many leaders struggle to let people self-organize. They resist because they believe that power is a zero-sum game, they are reluctant to allow others to make mistakes, and they fear facing negative consequences from subordinates’ decisions.

To overcome the fear of relinquishing power, start by increasing awareness of physical tension that arises when you feel your position is being challenged. As discussed above, perceived threats activate a fight, flight, or freeze response in the amygdala. The good news is that we can train our bodies to experience relaxation instead of defensiveness when stress runs high. Try to separate the current situation from the past, share the outcome you fear most with others instead of trying to hold on to control, and remember that giving power up is a great way to increase influence — which builds power over time.

Fosters a sense of connection and belonging.

Leaders who “communicate often and openly” (competency #6) and “create a feeling of succeeding and failing together as a pack” (#8) build a strong foundation for connection.

We are a social species — we want to connect and feel a sense of belonging. From an evolutionary perspective, attachment is important because it improves our chances of survival in a world full of predators. Research suggests that a sense of connection could also impact productivity and emotional well-being. For example, scientists have found that emotions are contagious in the workplace: Employees feel emotionally depleted just by watching unpleasant interactions between coworkers.

From a neuroscience perspective, creating connection is a leader’s second most important job. Once we feel safe (a sensation that is registered in the reptilian brain), we also have to feel cared for (which activates the limbic brain) in order to unleash the full potential of our higher functioning prefrontal cortex.

There are some simple ways to promote belonging among employees: Smile at people, call them by name, and remember their interests and family members’ names. Pay focused attention when speaking to them, and clearly set the tone of the members of your team having each other’s backs. Using a song, motto, symbol, chant, or ritual that uniquely identifies your team can also strengthen this sense of connection.

Shows openness to new ideas and fosters organizational learning.

What do “flexibility to change opinions” (competency #4), “being open to new ideas and approaches” (#7), and “provides safety for trial and error” (#10) have in common? If a leader has these strengths, they encourage learning; if they don’t, they risk stifling it.

Admitting we’re wrong isn’t easy. Once again, the negative effects of stress on brain function are partly to blame — in this case they impede learning. Researchers have found that reduced blood flow to our brains under threat reduces peripheral vision, ostensibly so we can deal with the immediate danger. For instance, they have observed a significant reduction in athletes’ peripheral vision before competition. While tunnel vision helps athletes focus, it closes the rest of us off to new ideas and approaches. Our opinions are more inflexible even when we’re presented with contradicting evidence, which makes learning almost impossible.

To encourage learning among employees, leaders must first ensure that they are open to learning (and changing course) themselves. Try to approach problem-solving discussions without a specific agenda or outcome. Withhold judgment until everyone has spoken, and let people know that all ideas will be considered. A greater diversity of ideas will emerge.

Failure is required for learning, but our relentless pursuit of results can also discourage employees from taking chances. To resolve this conflict, leaders must create a culture that supports risk-taking. One way of doing this is to use controlled experiments — think A/B testing — that allow for small failures and require rapid feedback and correction. This provides a platform for building collective intelligence so that employees learn from each other’s mistakes, too.

Nurtures growth.

“Being committed to my ongoing training” (competency #5) and “helping me grow into a next-generation leader” (#9) make up the final category.

All living organisms have an innate need to leave copies of their genes. They maximize their offspring’s chances of success by nurturing and teaching them. In turn, those on the receiving end feel a sense of gratitude and loyalty. Think of the people to whom you’re most grateful — parents, teachers, friends, mentors. Chances are, they’ve cared for you or taught you something important.

When leaders show a commitment to our growth, the same primal emotions are tapped. Employees are motivated to reciprocate, expressing their gratitude or loyalty by going the extra mile. While managing through fear generates stress, which impairs higher brain function, the quality of work is vastly different when we are compelled by appreciation. If you want to inspire the best from your team, advocate for them, support their training and promotion, and go to bat to sponsor their important projects.

These five areas present significant challenges to leaders due to the natural responses that are hardwired into us. But with deep self-reflection and a shift in perspective (perhaps aided by a coach), there are also enormous opportunities for improving everyone’s performance by focusing on our own.”

slider4En el siguiente artículo original del Dr. Srini Pillay, publicado en Harvard Business Review, el especialista aborda tres elementos fundamentales para que un líder conecte con su equipo o audiencia: presencia, integridad y resonancia.

“Research shows that in leaderless groups, leaders emerge by quickly synchronizing their brain waves with followers through high quality conversations. Simply put, synchrony is a neural process where the frequency and scale of brain waves of people become in sync. Verbal communication plays a large role in synchronization, especially between leaders and followers. Synchrony between leaders and followers leads to mutual understanding, cooperation, coordinated execution of tasks, and collective creativity.

On the surface, brain synchrony seems easy to understand. It simply implies that people are literally on the same wavelength. Yet, at a deeper level, interpersonal synchrony involves much more. Dr. Daniel Siegel explains that “presence”, “wholeness”, and “resonance” are at the core of the ability to develop synchrony. Recent advances in brain science can help leaders learn to synchronize with followers on these deeper levels:

Motivation to synchronize matters (Presence): Communicators who synchronize easily are motivated to do so. When they do, people who benefit from this motivation recognize the synchrony and feel more connected. Multiple brain regions are activated in them. Regions involved in social understanding activate, helping them feel understood. And regions involved in the expansion of one’s sense of self to include the other are also activated, thereby enhancing the connection.

Being “present” starts with consciously deciding to synchronize. You then take the time to understand what other people are feeling, and you walk in their shoes to understand their points of view. You do this mindfully, simply observing the feelings in yourself and the other without being judgmental. When you do this, your brain is more likely to synchronize with theirs.

Deep self-connection enhances synchrony (“Wholeness”): Warren Bennis wrote, “Becoming a leader is synonymous with becoming yourself. It’s precisely that simple, and it’s also that difficult.” On the surface, this definition seems to ignore the “other”. Some may even think of it as selfish. Yet, we can activate the best in others when we activate the best in ourselves.

One way to increase interpersonal synchrony is through a technique called “reverie”. With this technique, leaders set aside time for rambling self-reflection in the presence of followers—not well sculpted thoughts, ideas and strategies, but more sincere, emergent ideas. Counter-intuitively, this increases the interpersonal connection. Called intersubjectivity, leaders and followers become more connected and synchronous. This happens because a brain region called the mirror neuron system (MNS) activates—indicating automatic resonance with the other person. Also, the default mode network (DMN) activates, causing the mental state of the other to be represented in the leader. Think of these as the “feeling for” and “feeling like” networks of empathy. Intersubjectivity integrates both.

Leaders can also achieve this sense of “wholeness” in a subtly different state called mind wandering. In contrast to mindfulness, when leaders set aside time to engage in relaxing tasks not central to the main mission of the organization, their brain’s DMN is also activated. Group walks, card games or knitting are examples of such activities. When the DMN is activated, memories from the past integrate with the present to construct a vision of the future. This makes leaders feel more “whole”. In addition, leaders will be better able to walk in the follower’s shoes.

The body-mind connection (“Resonance”): Actual physical synchrony to music makes people like each other more, remember each other better, and also trust each other more. In fact, even as early as 14 months of age, children who are bounced in synchrony with an adult are more altruistic-they pick up objects that adults have dropped and give them back. One way that organizations can take advantage of this principle is to organize workshops with musical experiences where people move to the music together.

Thus the motivation to synchronize mindfully, coupled with feeling what followers feel, walking in their shoes, conversing in reverie states, mind-wandering, and actual physical synchronization, all enhance the synchrony between leaders and followers. When designing an offsite meeting, these activities can be creatively included and practiced with a view to finding a context for them in day-to-day work.”

Artículo del Dr. Srini Pillay publicado en Harvard Business Review 31 marzo 2016

 

Incluso desde antes de aparecer en el Balcón de las Bendiciones, Su Santidad Francisco ya había enviado fuertes señales de lo que será el nuevo estilo de la Iglesia. Uno marcado por “buenos aires”, pero no solo la ciudad, si no de renovación.

En primer lugar, su origen: el primer Papa latinoamericano de la historia.

En segundo lugar, su nombre. El Cardenal Bergoglio escogió el de Francisco, en honor a San Francisco de Asís, el santo de los pobres y de la paz. También es el primero en utilizar ese nombre. Y es que tal vez  ningún otro le hubiese quedado mejor al líder de una Iglesia a la que muchos  le cuestionan su derroche de lujo, para dejar en claro que durante su pontificado priorizará la atención a los más desfavorecidos.

Pero no solo con su nombre, Francisco ha dado evidentes muestras de humildad. Por primera vez en la historia, un Papa solicitó al pueblo hacer una oración por él mientras transcurría su primera alocución. Más tarde, el pontífice acudió personalmente a pagar la cuenta del hotel en el que se había hospedado antes del cónclave y se trasladó en un autobús, junto a los demás cardenales, al sitio oficial de alojamiento.

Pero por si quedaba alguna duda, el Papa Francisco lo dijo explícitamente durante su primer encuentro con los medios: “Quisiera una iglesia pobre, para los pobres”.

Otro gesto que tal vez muchas personas no hayan notado, es su insistencia en identificarse como “Obispo de Roma” más que como Sumo Pontífice de la Iglesia Católica. Algunos teólogos opinan que con esto, el Papa tiende puentes a los anglicanos y a los católicos orientales, quienes reconocen al Papa romano como “el primero entre iguales” y no como su autoridad.

Estos gestos de buena voluntad le han significado el reconocimiento de la opinión pública y se podría decir que comenzó su gobierno con pié derecho. Al menos con su comportamiento inicial, Francisco empieza a proyectar la imagen de una iglesia mas conectada con sus fieles.

Uno de los aspectos más importantes del liderazgo es ser consciente de que se representa una marca y por tanto, procurar que la audiencia objetivo identifique claramente los valores que el líder encarna. Esto facilitará el proceso de conexión entre marca y audiencia.

Sin duda alguna, la Iglesia y el Papa Francisco lo entienden y como resultado, nos enseñan la dimensión de la influencia de los líderes en sus organizaciones: la forma como el carisma y la conducta de los primeros puede afectar, positiva o negativamente, la marca e incluso la historia de las segundas.

 

Te has preguntado alguna vez, porque hay  personas que logran mayor reconocimiento y resultados en su trabajo, mientras otras que trabajan igual o más duro  pasan desapercibidas? Es por la misma razón por la que  la gente toma café de Starbucks, siendo dos o tres veces más caro que un café regular. O porque cuando pensamos en una bebida gaseosa, inmediatamente se nos viene a la cabeza “Coca Cola” y no otras marcas.  El secreto, es el branding.

Branding no es otra cosa que definir y desarrollar una marca, posicionándola en el inconsciente de un mercado objetivo, bien sean los jefes en el trabajo, los clientes de un negocio, los consumidores de un producto o los seguidores de un político. Y es que sin duda, una marca poderosa vende.

El concepto de branding personal puede resultar desconocido para muchos, pero es una herramienta muy útil en un mundo laboral cada vez más competido. Se trata de “vendernos” o  posicionarnos de alguna manera, para ser más visibles, más competitivos y tener más valor ante nuestros jefes, nuestros colegas y en general nuestro “mercado objetivo”.  El branding no es otra cosa que la suma de experiencias y percepciones en la mente de nuestros consumidores.   Es decir, qué opinión tiene la gente de nosotros? Por qué nos conoce?  Como hablamos, nos vestimos e interactuamos con los demás, construye nuestra marca personal. Incluso lo que dejamos de hacer también define nuestra marca.  Cuando nuestra marca es positiva, los beneficios son obvios. En el caso laboral, estabilidad,  promoción y mayores oportunidades.

De hecho hoy en día el Branding Personal resulta casi una necesidad. Y es que si no promovemos nosotros mismos nuestra marca, alguien más lo hará por nosotros.  Y la mayoría de veces cuando esto sucede, no es en los mejores términos: “fulano siempre llega tarde”, “fulana no es confiable” o “no hace bien su trabajo”.  Considerando lo anterior, nuestra principal tarea, es hacernos responsables de nuestra marca.

Pasos para el Branding Personal

Para definir tu marca personal, el primer paso consiste en conocer tus fortalezas. En que eres bueno/a? Qué cosas positivas dicen los demás de ti? O sencillamente, por cuales razones quieres ser conocido/a? Quieres promoverte como una persona creativa, responsable, dedicada, colaboradora? Quizás como el/la mejor en atención al cliente? O como el mejor Chef? Cuando tienes claro lo que quieres, entonces puedes encaminarte allí.

En segundo lugar, debes producir las herramientas para promocionar tu marca.  Y es aquí cuando entran en juego nuestras hojas de vida, los perfiles en redes sociales, las tarjetas de presentación o los blogs. La importancia de estas herramientas radica en que no puedes promover tu marca de forma efectiva si tu mercado no tiene como informarse acerca de ti.

El tercer paso en el proceso de Branding personal es tomar acción, es decir, comunicar, pues de nada sirve tener las herramientas si no las utilizas. En esta etapa se debe comenzar a asistir y participar en reuniones o eventos, hacer contactos y relaciones profesionales.  Una táctica muy útil  para  comunicar la marca personal es ofrecerse como voluntario. Casi siempre en nuestro trabajo o quizás en  asociaciones o grupos profesionales están en búsqueda de personas que puedan donar un poco de tiempo para desarrollar alguna tarea. Sin duda, servir como voluntario/a es una excelente oportunidad para mostrarse, adquirir experiencia y conocer otras personas. Otra táctica bastante efectiva es enseñar, pues sirve para proyectarse como experto/a en tu actividad profesional.  La idea general es empezar a asumir poder o influencia en los grupos a los que perteneces, lo cual no resulta muy difícil de conseguir, pero sin llegar a parecer autoritario. Por ejemplo, si haces parte de un proyecto, ofrécete a liderar el mismo o hazte responsable de alguna función de coordinación.

El último paso consiste en monitorear constantemente la marca personal. Debemos revisar lo que se publica en Google cuando hacemos una búsqueda de nuestro nombre. No hay que olvidar que cada vez más, un número mayor de empleadores están realizando búsquedas en Google y redes sociales como Facebook y Twitter para averiguar de nosotros. Por lo anterior, debemos estar seguros que los asuntos privados, permanezcan como tales. Las redes sociales ofrecen opciones de privacidad que debemos aprender a utilizar para evitar que información muy personal llegue a los ojos del público equivocado.

Igualmente se debe buscar retroalimentación por parte de colegas y superiores. Debes preguntarles que opinan de ti o de tu trabajo. Solo de esta forma puedes corregir tus errores y enderezar el rumbo hacia la construcción de tu marca personal.

Finalmente debes tener siempre presente que tu proceso de Branding implica un compromiso contigo mismo/a por el que debes actualizarte constantemente, mantenerte informado/a de lo que ocurre en tu industria, estar dispuesto a educarte y a realizar los cambios que sean necesarios incluso si estos implican redefinir tu marca.